PDF Imprimir E-mail

MONICIONES  Sagrada Familia 

MONICIÓN  INICIAL 

Bienvenidos nos hemos reunido para celebrar la Eucaristía, contemplamos al niño Jesús en el pesebre al lado de María y José, él nos acoge desde una familia sencilla, humilde pero llena de amor.  Con agradecimiento participamos. 

MONICIÓN A LA PALABRA

 En la 1ra lectura del libro del Eclesiástico, escuchamos el elogio al padre y a la madre, y como Dios los bendice. 

“Dichoso el que teme al Señor.” Cantamos en el Salmo. 

En la segunda lectura Pablo se dirige a la comunidad cristiana de los Colosenses y los exhorta como a una familia, que sean compasivos, humildes, pacientes, soportándose unos a otros y perdonándose, teniendo sobre todo la virtud del amor.

En el Evangelio. San Lucas nos presenta a la familia de Jesús en el momento del cumplimiento de la ley; Jesús deja en claro que el eje central de su vida, es la dedicación a su padre. Escuchemos a Dios que nos habla en su Palabra. 

COMUNIÓN ESPIRITUAL. 

Esta se hace al terminar la comunión, mientras el coro esta comulgando. Invitamos a todos aquellos que no pueden comulgar Sacramentalmente a hacerlo espiritualmente con esta oración:

JESÚS MÍO YO CREO QUE ESTAS VERDADERAMENTE PRESENTE EN EL SANTÍSIMO SACRAMENTO.YO TE AMO SOBRE TODAS LAS COSAS, TE DESEO EN MI ALMA.PUESTO QUE NO PUEDO RECIBIRTE AHORA SACRAMENTALMENTE,VEN POR LO MENOS ESPIRITUALMENTE A MI CORAZÓN.COMO SI YA HUBIERAS VENIDO, YO TE ABRAZO Y ME UNO ENTERAMENTE A TI. NUNCA PERMITAS QUE ME SEPARE DE TI.   AMÉN 

 

MONICIÓN  FINAL

 El día de hoy la Palabra de Dios nos invita a imitar la Familia de Nazaret, desde la vivencia cotidiana, siendo abiertos y acogedores para con todos.  

ORACION UNIVERSAL       SAGRADA FAMILIA 

Oremos a Jesucristo el Señor, quien para santificar la familia quiso compartir la vida de un hogar humano.  Jesús, Hijo del Padre, escúchanos. 

1)       Por nuestra Iglesia; para que todos sus hijos permanezcan en comunión fraterna a ejemplo de la Familia de Nazaret.  Jesús, Hijo del Padre, escúchanos. 

2)       Por todas las familias; para que Jesús que quiso participar de la vida de familia en el hogar de María y José, las mantenga en paz y armonía, y así nuestro mundo sea cada día mejor.     Oremos. 

3)       Por todos los que sufren; para que Dios ilumine y consuele a las familias desunidas, a los esposos que tienen que vivir separados por causa del trabajo, a los hijos de los divorciados, a los hogares sin hijos y a los que lloran la muerte de sus familiares.   Oremos 

4)       Por todos nosotros y nuestras familias; para que nos esforcemos por vivir en paz y armonía con nuestros familiares y con los miembros de nuestra comunidad, superando con bondad, comprensión y caridad fraterna nuestras mutuas desavenencias.     Oremos.  

Señor Dios nuestro, que has querido que tu Hijo, engendrado antes de todos los siglos, fuera miembro de una familia humana, escucha nuestras súplicas y haz que los padres de familia participen de la fecundidad de tu amor, y que sus hijos crezcan en sabiduría, entendimiento y gracia ante ti y ante los hombres. Por Jesucristo nuestro Señor.